Cautivado por la melodiosa voz con que el Maestro cantaba versos en sánscrito, un experto en este idioma dijo: “Siempre he sabido que no hay en la tierra otro idioma como el sánscrito para expresar las realidades divinas”

“No seas estúpido”, le dijo el Maestro: “el idioma de la divinidad no es el sánscrito, sino el Silencio

firma

Anuncios