Ante la cantidad de gente de mi época que están desapareciendo o se encuentran enfermos, quisiera hacer un pequeño homenaje a la “muerte”.

PRESENCIA

Cuando los discípulos le pidieron un modelo de espiritualidad que poder imitar, todo cuanto dijo el Maestro fue: – “Callad”, “Escuchad” –

Y cuando estaban escuchando los sonidos de la noche fuera de los muros del monasterio, el Maestro se puso a entonar con suave voz el célebre ‘Haikou’:

“Sin presentir siquiera

su temprana muerte,

la cigarra canta”

HASTA PRONTO COMPAÑEROS, EN NADA VAMOS A VERNOS, PTNS

firma

Anuncios